Paisaje Urbano: obras recientes de Paloma Torres

Moisés Rosas.

Paloma Torres es una artista muy destacada del arte contemporáneo en México por la espléndida calidad de su obra y el manejo impecable y atrayente del barro como elemento de comunicación entre su creación y el espectador.

Hasta hace pocos años, el papel de la escultura en México, en lo referente al arte contemporáneo, no había ocupado un lugar significativo, pero, de un tiempo a la fecha ha habido un surgimiento vigoroso y creativo que le ha dado un impulso muy importante, permitiendo su revaloración y aprecio.

Paloma Torres ha contribuido a ello de manera notable al ser una artista fundamental por la factura excepcional de su trabajo y por una enorme producción que han dado por resultado que su obra se encuentre presente en todas aquellas exposiciones y encuentros de trascendencia cultural en el país y el extranjero.

Una característica muy significativa de su obra es la búsqueda constante de nuevas formas de expresión siempre en el marco de la escultura. A lo largo de los años, Torres ha experimentado con materiales diversos que acompañan al barro, con texturas, colores, formas y propuestas estéticas diferentes.

Es una artista que a través de lenguajes diversos, a lo largo del tiempo, ha llegado a nuevos planteamientos técnicos y artísticos para ofrecer, en el conjunto de su obra, formas tan diversas como murales, esferas, columnas, combinaciones atractivas y atrevidas como barro y bronce, barro y malla metálica, entre otros.

Esto hace de Paloma Torres una artista muy versátil pues ha transitado por muy diferentes visiones creativas para transmitir y externar su apreciación del mundo que la rodea: sus angustias, sus incertidumbres, sus esperanzas y una gama tan diversa como rica de sentimientos. Es una artista que observa, vive y sufre su entorno.

Torres es una artista que a través de la escultura, nos revela su visión de un mundo urbano, muchas veces agobiante, muchas veces fascinante y atrayente.

Para Paloma, hija de un destacadísimo arquitecto, Ramón Torres, la influencia, desde niña, de las volumétricas arquitectónicas, las concepciones estéticas de la vía publica y la complejidad del paisaje urbano han sido los ejes conceptuales sobre los cuales se asienta su producción artística.

Ella encontró en la escultura y en el barro, este ultimo como elemento de fiesta y placer sensorial, la manera de expresar un concepto y una preocupación: la biografía de cada uno de nosotros, miembros de la muchedumbre solitaria y nuestra relación con un urbanismo, como lo es la ciudad de México, trágico, desgarrante, ensordecedor, agobiante y, a la vez, luminoso, atrayente, acaparador y envolvente en una reunión de personajes, olores, colores, circunstancias que constituyen los mas grandes paradojas de los sentimientos y emociones, a veces no solo puestos, sino contrapuestos lo que constituye el alma del urbanismo de la ciudad de México.

La gran riqueza de la producción de Paloma radica en que su visión estética y artística del mundo se asienta en una muy profunda y conmovedora sensibilidad hacia la forma en que el urbanismo influye y moldea a los individuos.

Las esculturas de Paloma Torres son un ejercicio de búsqueda para expresar una visión sociológica o antropológica de cómo el paisaje urbano produce las biografías y cómo las vidas de los individuos, a su vez, influyen de manera determinante en el urbanismo.

Paloma dice: “La calle es el jardín de todos”. De tras de esta frase-síntesis, está el hilo conductor de su producción artística.

Desde los murales de principio de los años 90’s, aparecen ciudades vistas desde el cielo: edificios, ríos, puentes, conglomerados humanos aglutinados, torturados, encerrados, confinados por un urbanismo, el cual, también, permite que estas sociedades expresen sus alegrías, sus fiestas, sus logros, sus triunfos, y sus anhelos de vida.

Y, a pesar de que el entorno inmediato de la artista es la ciudad de México, la universalidad de sus planteamientos, han dado como resultado que se le haya convocado en muchas ciudades de nuestro país y del extranjero a exponer su obra. Porque como ella misma lo dice: “El mundo que nos tocó vivir es totalmente urbano”. Por ello, su obra tiene vigencia más allá de México.

Ella, como los paisajistas de otros tiempos, de otras historias, de otras circunstancias busca recuperar, sintetizar e interpretar su entorno y proyectar sus inquietudes.

En esta exposición “Paisaje Urbano. Obra reciente de Paloma Torres” presentamos más de 50 piezas en barro creadas por la artista en los últimos años y particularmente en el año 2007. Así como fotografías que, a lo largo del tiempo, ha venido tomando con un ojo crítico que escudriña la realidad para reflexionarla y, finalmente, plasmarla en sus esculturas.

Un crisol de sentimientos y emociones materializadas en barro que al cocerse y bruñirse nos adentran en un paisaje urbano que bien puede ser México, Monterrey, San Francisco o Nueva York.

Creación artística universal, como universales son los sentimientos que el urbanismo genera y moldea en cada uno de nosotros.

El espectador se encontrará con una visión refrescante y novedosa de la obra de la artista que, sin perder su identidad, se adentra en nuevos caminos para desentrañar la urdimbre de sentimientos entre la ciudad y sus habitantes.

Años de reflexión, de emociones sobre la ciudad, es decir, sobre nuestras propias vidas, presenta Paloma Torres en su obra reciente, mostrándonos fascinantes caminos para descubrir su arte, su propuesta estética, pero, sobre todo, pensar nuestro entorno y nuestras vidas en medio de este paisaje urbano.